lunes, 9 de noviembre de 2009

THC

La marihuana proviene de la planta Cannabis Sativa, de origen asiático cuyo ingrediente principal activo es el tetrahidro-cannabinol (THC). En la actualidad el llamado "porro" tiene un 18 % contenido medio de THC. En 1960 cuando se hicieron investigaciones que dudaban de la nocividad de la marihuana, el "porro", no superaba el 1 o 2 % de esta sustancia. Hoy la droga es 18 veces más poderosa.

De estos estudios surgen las iniciativas de la legalización; en realidad hoy la marihuana es mucho más potente y altera todos los circuitos neuroquímicos cerebrales.

La marihuana (el THC) "ama" la grasa humana, y esto sucede por que es una droga liposoluble. Solo se disuelve en la grasa y al cuerpo le cuesta mucho deshacerse de ella. El THC se acumula en los tejidos grasos.

En el uso crónico de la marihuana el efecto del THC sobre el cerebro, genera lo que se denomina el síndrome amotivacional: apatía, abulia, reacciones emocionales adormecidas.


En Jamaica donde la disponibilidad de marihuana es alta y en donde el 50 % de los jóvenes tiene un alto consumo y que viven en estado de dependencia química a la misma, la personalidad de estos grupos es absolutamente pasiva y desligada de la realidad. Además el uso crónico lleva a un deterioro escolar responsable de los fracasos y la repitencia especialmente en la escolaridad secundaria.

Contrariamente a lo que ves en la TV o en el cine o escuchas en canciones, la marihuana no te hará más creativo, perceptivo o un “don Juan” más.

Si te acostumbras a fumar marihuana siempre que salis de 'baile' o vas a una fiesta, podes desarrollar el síndrome amotivacional: todo te da igual, te aíslas de la gente y no te relacionas con casi nadie.

¿ES ADICTIVA?

Sí. Estudios han comprobado que el uso constante de la marihuana crea tolerancia hacia la droga. Esto significa que la persona tiene que fumar más cantidad para sentir la euforia que solía sentir con pequeñas dosis.


También crea una dependencia psicológica, lo cual significa que el usuario apetece la droga por sus efectos.

El cuerpo igualmente desarrolla una dependencia física hacia la droga, mostrando síntomas de la falta de la droga tales como dificultad de dormir, nerviosidad y mal genio.

La marihuana y el síndrome de abstinencia

¿Sabías que el grupo de Gaetano Di Chiara de la Universidad de Cagliari, Italia, en 1997 comprobó que el síndrome de abstinencia a la marihuana se encuentra enmascarado, ya que tarda mucho tiempo en ser desechada por el organismo?
Al retirarle la droga en un instante con métodos químicos, a una rata intoxicada con marihuana, este grupo científico comprobó, que los roedores reaccionaban con el mismo síndrome de abstinencia que provoca la cocaína, la heroína y el alcohol.
En este sentido, para Di Chiara, la marihuana predispone el cerebro para buscar luego drogas más poderosas, ya que la marihuana es capaz de provocar este síndrome característico de las drogas duras.

La marihuana es adictiva ya que causa un deseo de búsqueda y consumo compulsivo e incontrolable, a pesar de los efectos adversos sociales y sobre la salud. Anualmente, más de 120.000 personas buscan tratamiento para su adicción primaria a la marihuana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

Tango "Maldito Humo"